Gourmet Passion es la historia de tres amigos y dos aficiones en común: los viajes y la comida.

Tras su primera escapada a México y un montón de anécdotas y desventuras, pensaron que la mejor manera de mantener vivo ese recuerdo, más allá de un montón de fotos, vídeos… y cicatriz sentimental, era a través de aquellos platos tan fabulosos que habían probado de lado a lado del país.

Volver a casa con la sensación de que ya no probarían una cochinita pibil, un chilorio o una tinga de pollo como las que habían tenido la oportunidad de comer en Jalisco, Puebla o Sinaloa era algo a lo que quisieron poner remedio.

¡Y vaya si lo hicieron!

“Sabíamos que posiblemente nunca seríamos capaces de repetir ese viaje. Por eso, quisimos hacer algo para poder regresar a México siempre… aunque solo fuera mentalmente”.
“Cada vez que pruebo el chilorio me veo en las calles de Sinaloa, intentando encontrar una taquería en medio de una impresionante lluvia. Cada plato de aquel viaje está grabado en mi memoria como si fuera ayer".

“No queríamos hacer toda una carta de platos tradicionales. Queríamos hacer solo tres, pero hacerlos tal y como los recordamos. Con esos matices de sabores y aromas tan de allí, pero con la comodidad de poder disfrutarlos en tu casa en un minuto”.

premio
100-mejores-ideas

Tras muchas ideas, esfuerzo y dedicación, surgió Gourmet Passion, que se alzó con el 3er premio a la Idea Innovadoras en 2014.

Una recompensa que les dio la excusa perfecta para seguir viajando y continuar rindiendo homenaje a la cocina más emblemática de otros rincones del mundo. Ya que años más tarde repitieron su aventura a través del sudeste asiático, trayéndose consigo los secretos mejor guardados del pollo tikka masala, el pollo al curry y el curry vegano de templos gastronómicos como La India, Thailandia y Vietnam.

Su tercera aventura, y la penúltima conocida, les llevó a Marruecos, Túnez y otros países del norte de África, donde plasmaron tres elaboraciones de la cocina árabe elaboradas con cous cous. Y a tenor de los resultados, parece que no está lejos el día en que vuelvan a hacer las maletas.

Porque los protagonistas de esta historia, más que viajeros, amantes de la cocina o empresarios son amigos, y quién mejor que un amigo para conocer mundo.